Adiós

Extrañar se vuelve placentero, casi como el noganar. Inmensos mares, profundos, oscuros. Sus aguas son sabiduría, valiosa experiencia. Por eso no vengas. Quédate allá. Tan lejos de mi calor como puedas. Y si quieres déjame sola en mi mente y márchate de verdad, hazlo mientras sigo extrañando como ayer, como ahora, para seguir saboreando el …

Anuncios